Todas ustedes forman parte de mi vida.

Abogada litigante. Me interesa la perspectiva de género, los derechos humanos y las novelas escritas por mujeres. Algún día espero ser una de ellas.

Twitter: @miamorperro

Instragram: @tijuanes_de_tucana___

Gran prueba de amistad de mi parte esto de no sonreír todo el tiempo y de no decir chistes todo el tiempo que es lo que hago con 99 de cada 100 personas que conozco. Quiero decir que revelar la tristeza es algo así como la máxima confesión”.

-Alejandra Pizarnik a Silvina Ocampo.

El 14 de febrero es llamado como “el día del amor y la amistad”, sin embargo, las películas, programas, mercadotecnia y gente en general lo dedican exclusivamente al amor, pasando desapercibido que también es importante celebrar y reconocer la amistad. Por ello, este no será un texto más dedicado al amor por tratarse de esa fecha, esto lo quiero dedicar a la amistad. Específicamente a la amistad entre mujeres.

Durante mi infancia crecí convencida de la idea que todas debíamos tener UNA MEJOR AMIGA. Esa morra que estaría para ti de forma incondicional, que sabría todo de ti, que te apoyaría incondicionalmente, que ambas sabrían todo de la otra, que serían prácticamente hermanas. Crecí viéndolo en la televisión, en películas, series, caricaturas, revistas, siempre tendrías a esa amiga incondicional, con la cual estarías en las buenas y en las malas.

Cuando comencé a ir a la escuela, mi propósito era conseguir a esa amiga. Aquella con la que haría clic de forma inmediata, que nos veríamos y sería un tipo amor a primera vista. Lamentablemente eso no pasó. Mis interacciones con diversas niñas ocurrieron de formas similares. Yo intentaba hacer todo por caerles bien, porque se sintieran seguras a mi lado, por tratar de que me confiaran sus cosas, compartir gustos, hacer que ella se quedara en mi casa y yo en la suya, pero nada parecía servir.

Intenté seguir con ese tipo de amistad un tiempo. Forzando las cosas, haciéndome creer y convenciéndome que solo con una amiga tenía y podía compartir todo lo que yo necesitaba y todo lo que a mí me interesaba. En mi mente y en mis emociones no cabía la idea de tener la necesidad de tener más de una amiga para diversos aspectos porque yo lo consideraba como una traición a MI MEJOR AMIGA.

Durante mi etapa de secundaria las cosas se fueron complicando. En esos momentos nominabas a alguien como tú MEJOR AMIGA y solo ella podía serlo. Si otra morra te consideraba a ti como su mejor amiga y la tuya se enteraba, se sentía en el ambiente un aire de desilusión, de no comprender el por qué no era suficiente para ti el tener una amiga suprema. Se sentía como una verdadera competencia por obtener la atención total.

Conforme fui creciendo me di cuenta de que podía tener muchas amigas, con las que compartiría cosas distintas. Con algunas me gustaba platicar de vatos que nos gustaban, podíamos quedarnos horas platicando afuera del metro Copilco riéndonos y compartiendo secretos. Con otras me gustaba cierto tipo de música y de fiestas y era lo nuestro, lo que compartíamos. Con otras podía hablar de temas escolares, hacer proyectos, tareas. Me di cuenta de que no debía tener a una sola amiga para hacer las cosas que me gustaban. Que no debía tener solo una amiga a la que tuviera que denominar MEJOR AMIGA, porque todas partimos de gustos y contextos distintos.

Considero que el forzar de forma total una relación acaba por romperla. En nada satisface a tu vida el hecho que permitas que se te impida conocer a diversas personas para entablar amistades. Todas somos personas diversas a las que nos integran muchas cosas. Pero esas muchas cosas no necesariamente deben ser compartidas con una sola persona.

Cuando crecí y me convertí en una persona adulta me di cuenta de que no es algo que exclusivamente me pasara a mí. No sé si es algo generacional y tampoco sé si las mujeres que nos preceden tengan el mismo tipo de complicaciones. Espero que no.

Es bonito disfrutar la vida conociendo a mujeres de todo tipo. Aquellas a las que les gusta el cine, la música, el teatro, así como a ti. A otras a las que les gustan las fiestas, el alcohol, el perreo, así como ti. Unas más con las que disfrutas discutir libros, hablar de signos zodiacales. Algunas otras con las que tienes metas y proyectos profesionales en común. Todas son importantes y todas son igual de queridas. Cada una forma parte de ti y tú de ellas. A lo mejor tú no serías quién eres si no hubieras conocido a cada una en el momento oportuno, si no hubieras aprendido a querer como te enseñaron.

El cariño de amigas es especial, pero sin duda se vuelve más especial cuando sabes que no debes tener a una sola mejor amiga, sino que puedes compartir todo eso con muchas mejores amigas y que todas son únicas e irrepetibles. Hoy quiero agradecer por todas aquellas que me han enseñado a lo largo de mi vida, con quienes he compartido múltiples anécdotas que sin duda se han vuelto recuerdos gratos, todas aquellas que siguen y han querido estar, a todas aquellas que estuvieron pero decidieron que era mejor partir, no se preocupen, fue divertido mientras duró.

Espero que todas podamos tener la fortuna de conocer miles de mujeres a lo largo de nuestra vida, que nos impulsan a querer ser y estar, a creer en nosotras mismas, que nos cuiden y nos acompañen con el cariño que solo las amigas dan, pero también que sean críticas con uno y consigo mismas, que sepan que la amistad no puede -y no debe- de sobrellevar todo ni ser egoísta. Que el cariño no implica desconocer conductas que pueden ser nocivas para la propia amistad.

Las amigas salvan vidas y a mí me la han salvado en múltiples ocasiones, con cada risa, cada consejo, el tiempo que hemos estado juntas, aprendiendo una de otra, compartiendo nuestra vida, cuando te prestan ropa, cuando te escuchan si estás triste, cuando te dan un abrazo cuando lo necesitas y no lo esperas, siempre están ahí, siempre quiero que tengan presente que todas ustedes forman parte de mi vida.

-Mariana Jiménez Huerta.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s